Calle Santiponce, 2 41300 San José de la Rinconada - Sevilla

PSICOLOGÍA INFANTIL YJUVENIL

             Alba Fernández

  • Graduada en Psicología.
  • Máster Sanitario en Psicología Infanto-Juvenil.
  • Experto en Atención temprana.
  • Colegiada AN08430 en el Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental (COPAO).

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE INICIAR UN TRATAMIENTO PSICOLÓGICO A TIEMPO?

La infancia (0 a 12 años) es un período esencial en el desarrollo del niño, puesto que este periodo está constituido por sentimientos, por cogniciones y por el logro de un lenguaje cada vez más perfeccionado, más comunicativo y más útil. Poco a poco el niño va consiguiendo mayor eficacia psicomotora y razonamientos más complejos, empleando la memoria, la intuición y la imaginación. Y todo ello va enraizado en el desarrollo armónico de la personalidad y del carácter. Va obteniendo, poco a poco, cada vez mayor estabilidad y mejor autocontrol. Todos estos logros los consigue a través de cambios sucesivos siguiendo un impulso madurador y progresivo.
La correcta evolución del niño se puede alcanzar a través de una temprana estimulación y terapia, dirigida a modificar o corregir todo aquello que pueda frenar el buen desarrollo evolutivo del niño.
En Apsysa, a partir de programas de trabajo individualizados, propiciamos que se estimulen al máximo todas las áreas del desarrollo y se garantice un buen estado de salud física y mental.
Son muy diversos los problemas que pueden surgir a lo largo de este rango de edad, por lo que aconsejamos que, en el momento en que detecten o tengan algún tipo de duda que pueda afectar al correcto desarrollo de su hijo, no duden en preguntar o buscar ayuda profesional. Cuanto antes se detecte o se diagnostique algún tipo de dificultad o anomalía, habrá más posibilidades de trabajar en su tratamiento y posterior recuperación.

Por otro lado, en Apsysa también trabajamos con adolescentes (12 a 16 años). La adolescencia es un periodo en el que mayor número de problemas nos pueden presentar nuestros hijos, ya que están adquiriendo su propia personalidad como adultos pero aún siguen siendo niños.
En esta etapa de su vida tiene una gran importancia el entorno en el que se mueven (centro escolar, amistades, medios de comunicación), debido a que son muy influenciables por todo lo que les rodea. Con frecuencia, los comportamientos y los problemas de estos adolescentes y sus consecuencias suelen repercutir en la dinámica y convivencia familiar. Es por ello que, desde Apsysa, ofrecemos una mediación adecuada para intentar corregir los diferentes problemas o dificultades que surjan en el núcleo familiar, así como trabajar con cualquier otro tipo de necesidades que presente el menor.

Durante la edad escolar, desde Apsysa estamos en constante comunicación con el centro escolar donde se encuentre el niño o adolescente que recibe tratamiento en nuestro centro, ya que es fundamental la coordinación multidisciplinar entre psicólogo, profesor y familia para el correcto tratamiento del niño/adolescente.

Ser padres no es fácil, ya que los niños vienen sin manual de instrucciones y en ocasiones se hace difícil poder sobrellevar determinadas situaciones. En Apsysa también trabajamos directamente con la familia, facilitándoles orientaciones para mejorar la dinámica y relación familiar. También contamos con escuelas de padres a través de las que enseñamos y asesoramos sobre los problemas más frecuentes que pueden surgir en la relación padres/hijos.